© 2019 by Jaime Delgado.

  • Jaime Delgado Zegarra

2006 DECLARAR EL VERDADERO TAMAÑO DE LOS TV

2006 DECLARAR EL VERDADERO TAMAÑO DE LOS TV


Cuando alguien adquiere un televisor de determinado tamaño está pensando en el área visual, no en el mueble que lo contiene. De ahí que cada vez los televisores sean más delgados y una pantalla o área visual más amplia. Cuando un consumidor compra un TV de 40 pulgadas, confía en que el tamaño es ese y no otro; a nadie se le ocurriría ir de compras con su cinta métrica para verificar si lo que le están dando es cierto o falso. A eso se llama la buena fe del consumidor y del proveedor, deberes de una conducta honesta que debe prevalecer en el mercado.


Este es un caso que se origina por la denuncia de un ciudadano que se sintió estafado por una empresa que le vendió un televisor como de 29 pulgadas cuando en realidad tenía solo 27. Su reclamo fue declarado infundado porque la autoridad considero que no existía norma que determinara como debían medirse los televisores.


Ante esta situación producida el 2006, decidimos con ASPEC iniciar una investigación y presentar nuevamente la denuncia para defender el interés de millones de peruanos afectados por esta práctica.


El resultado de esta investigación es que la mayoría de marcas en ese entonces en el mercado vendían los televisores como de un tamaño que en realidad no tenían. Así por ejemplo, los de 27 se vendían como 29, los de 20 como 21 y así sucesivamente.


Las empresas denunciadas argumentaron que así les venían los televisores desde fábrica y que para medirlos había que considerar también el mueble o el marco, ya que parte de la pantalla estaba escondido en él. Además, argumentaron ante la autoridad que no existía una norma nacional que determinara la forma precisa como debían medirse los televisores, y ante esta ausencia, ellos podían hacerlo a su libre albedrío. Esos argumentos no eran válidos puesto que la costumbre comercial, desde que se habían inventado los televisores, era que el tamaño rotulado era el de la pantalla, considerando como tal el área visual. Esto siempre se había respetado hasta que algunas empresas comenzaron a alterar esa conducta.


Finalmente la autoridad obligó a los proveedores a informar debidamente el verdadero tamaño de los televisores, entendiendo el área visual como la medida entre un vértice y otro (uno superior y otro inferior).


Este es un buen ejemplo que ha dado el Perú al resto de países de la región, donde lamentablemente algunas empresas no han corregido esta forma engañosa de vender los televisores.





#JaimeDelgadoZegarra #Defensordelosconsumidores #defensadelconsumidorperu

0 vistas